Los métodos de cocción preferidos para una alimentación saludable.

Cocinar los alimentos es importante por su sabor, pero también para nuestra salud. De hecho, una dieta sana a diario es fundamental para mantenerse en forma en cualquier circunstancia. Para ello, es necesario asegurarse de que el alimento retenga sus nutrientes en la mayor medida posible evitando cocinar a una temperatura demasiado alta y durante mucho tiempo. Si en teoría esto suena fácil, ¿cómo se ve en la práctica? ¿Qué métodos de cocción favorecer para una alimentación saludable?

Cocción al vapor

Cocinar al vapor es una de las formas más saludables de cocinar. Permite que los alimentos se cocinen suavemente y sin agregar grasa. Esto se debe a que en el vapor la temperatura de cocción es de aproximadamente 100 ° C, que es suficiente para destruir los agentes microbianos, pero no lo suficiente para destruir los nutrientes. Para cocer al vapor el uso de una vaporera eléctrica de acero inoxidable se aconseja.

El dispositivo ayuda a preservar el sabor y las cualidades nutricionales de los platos. Para facilitar la cocción y acortar el tiempo de preparación, asegúrese de cortar los alimentos antes de colocarlos en la ranura correspondiente. Tenga cuidado de no consumir el agua de cocción que puede contener pesticidas, excepto en el caso de alimentos orgánicos.

Cocinar en olla a presión

Al usar una olla a presión, la temperatura supera los 100 ° C, pero la cocción se mantiene saludable. Es rápido y requiere muy poca agua, lo que evita la pérdida de sabor, vitaminas y minerales. Este método de cocción también ahorra energía gracias a su velocidad. Además, la olla a presión no requiere la adición de grasa. Cabe destacar que la olla a presión también se puede utilizar para la esterilización natural de frascos donde poder almacenar su comida.

Cocinar wok

El wok es una especie de sartén grande en la que se saltea la comida con muy poco aceite a fuego alto. Es popular para cocinar verduras en trozos, carnes de todo tipo y pescados. Este método de cocción mantiene los platos crujientes mientras se beneficia de los nutrientes. Las cualidades gustativas de los alimentos también se conservan al máximo.

Horneando

Cocinar en el horno también es beneficioso para la salud. Ella usa calor seco y avanza lenta y uniformemente cocinar comida. Esto da como resultado platos ricos en sabor y que conservan una gran mayoría de sus cualidades nutricionales. El horno te permite hacer todo tipo de recetas, desde panadería hasta repostería, pasando por platos de carne y verduras.

Interrogatorio intenso

La cocción con asador cocina los alimentos a alta temperatura, pero por poco tiempo. La cocción es, por tanto, rápida y uniforme para una alimentación sana. Además, la comida conserva completamente su sabor. El asador es ideal para preparar pescados, carnes magras y determinadas verduras. Para una cocción óptima de sus alimentos a la parrilla, es importante cortarlos previamente.